La videovigilancia como prueba para justificar un despido.

201906.11
0
0

La videovigilancia como prueba para justificar un despido debe estar justificada. Están prohibidas las grabaciones encubiertas, por lo que, las sospechas de irregularidades graves en el desempeño de la actividad laboral no legitiman una excepción del deber de informar de la grabación que afecta al puesto objeto de sospecha, ni exonera de cumplir las exigencias del Reglamento General de Protección de Datos.

La prueba de la videovigilancia como prueba para justificar un despido es nula de pleno derecho por vulnerar un derecho fundamental y no será admitida a trámite.

 La validez o no de las pruebas de videovigilancia empleadas por la empresa para justificar el despido.

Por Sentencia del TSJ Madrid Sala de lo Social, sec. 5ª, S 23-04-2018, nº 233/2018, rec. 74/2018 se declara NULA que la prueba de la videovigilancia como prueba para justificar un despido «el demandante hubiera sido informado de la posibilidad de que el empleador tomara medidas de supervisión al demandante aunque debía ser conocedor de este tipo de seguimientos porque se habían producido despidos anteriores de otros compañeros, lo que para el Juez de instancia, no cumple con la exigencia de claridad informativa de la supervisión que se adoptaba. Siendo así, la prueba ha sido atinadamente calificada como prueba ilícita y esta confirmación, conduce a la desestimación del primer motivo en el que el recurso se estructura, pues convenimos con el Magistrado de instancia en la ilicitud de la actuación empresarial, cuando, sin sospechas previas sobre una posible conducta irregular del trabajador, decide controlar su forma de prestar servicios mediante cámaras que instala, sin informarle sobre esa posibilidad, para después despedirle, en atención precisamente, a esas imágenes captadas por la cámara.

Esa es la consecuencia de haberse prescindido de un trámite fundamental en este tipo de averiguaciones como lo es, de acuerdo con toda la doctrina que acaba de dejarse expuesta, dar a los trabajadores una previa información sobre la posibilidad de ser grabado y qué tratamiento de datos va a realizarse. En palabras de la sentencia del Tribunal Supremo de 13 de mayo de 2014, Rec. 1685/2013 , una información sobre en qué «… qué casos las grabaciones podían ser examinadas, durante cuánto tiempo y con qué propósitos, ni explicitando muy particularmente que podían utilizarse para la imposición de sanciones disciplinarias por incumplimientos del contrato de trabajo…».

También se ha considerado improcedente, el despido de un trabajador sancionado por imágenes obtenidas a través de una cámara instalada con la finalidad de sorprenderle y sin aviso, porque, pese a tratarse de una medida justificada (existían razonables sospechas de que fumaba), no era necesaria, al existir otros medios más moderados y menos agresivos del derecho a la intimidad personal del trabajador ( TSJ Castilla La Mancha 12-1-18, EDJ 3339 Rec 1416/17) .

ABOGADOS CARPINTERO ABOGADOS LABORALISTAS